Páginas vistas en total

jueves, 14 de julio de 2011

Proyecto "Lambayeque Region Educadora"

Hoy más que nunca todas las ciudades del mundo;  grandes o pequeñas;  dispone de incontables posibilidades educadoras, aunque  también existen  en ellas  fuerzas e inercias deseducadoras. Sin embargo toda ciudad presenta elementos importantes para una formación integral: es un sistema complejo y a la vez un agente educativo permanente, plural y poliédrico, capaz de contrarrestar los factores deseducativos.
La ciudad educadora tiene personalidad propia, integrada en el país o region donde se ubica.
Su identidad es, por tanto, interdependiente con la del territorio del que forma parte.
Es, también, una ciudad que se relaciona con su entorno; otros núcleos urbanos de su
territorio y ciudades de otros países. Su objetivo constante será aprender, intercambiar, compartir y, por lo tanto, enriquecer la vida de sus habitantes.
La ciudad educadora ha de ejercitar y desarrollar esta función paralelamente a las
tradicionales (económica, social, política y de prestación de servicios), con la mira puesta en la formación, promoción y desarrollo de todos sus habitantes. Atenderá prioritariamente a los niños y jóvenes, pero con voluntad decidida de incorporación de personas de todas las edades a la formación a lo largo de la vida.
Las razones que justifican esta función son de orden social, económico y político; orientadas, sobre todo, a un proyecto cultural y formativo eficiente y convivencial, por lo tanto debemos tener en cuenta los  grandes retos del siglo XXI:
En primer lugar, "invertir" en la educación, en cada persona, de manera que ésta sea cada vez más capaz de expresar, afirmar y desarrollar su propio potencial humano, con su singularidad, creatividad y responsabilidad.
En segundo lugar, promover condiciones de plena igualdad para que todos puedan sentirse respetados y ser respetuosos, capaces de diálogo.
Y, en tercer lugar, conjugar todos los factores posibles para que pueda construirse, ciudad a ciudad, una verdadera sociedad del conocimiento sin exclusiones, para lo que hay que prever, entre otras necesidades, un acceso fácil de toda la población a las nuevas y modernas tecnologías de la información y de las comunicaciones que permiten su desarrollo.( Internet).
En las ciudades educadoras sus instituciones educativas formales y no formales  e informales (no intencionales ni planificadas) colaborarán, bilateral o multilateralmente, para hacer realidad el intercambio de experiencias. Con espíritu de cooperación, apoyarán mutuamente los proyectos de estudio e inversión, bien en forma de cooperación directa o colaborando con organismos internacionales.
La humanidad no está viviendo sólo una etapa de cambios, sino un verdadero cambio de etapa. Las personas deben formarse para su adaptación crítica y participación activa en los retos y posibilidades que se abren con la globalización de los procesos económicos y sociales; para su intervención desde el mundo local en la complejidad mundial, y para mantener su autonomía ante una información desbordante y controlada desde centros de poder económico y político.
En tal contexto, las ciudades de todos los países deben actuar, desde su dimensión local o regional, como plataformas de experimentación y consolidación de una ciudadanía democrática plena, promotoras de una convivencia pacífica mediante la formación en valores éticos y cívicos, el respeto a la pluralidad de las diversas formas posibles de gobierno y el estímulo de unos mecanismos representativos y participativos de calidad.
La diversidad es inherente a las ciudades actuales y se prevé un incremento aún mayor en el futuro. Por ello, uno de los retos de la ciudad educadora es promover el equilibrio y la armonía entre identidad y diversidad, teniendo en cuenta las aportaciones de las comunidades que la integran y el derecho de todos los que en ella conviven a sentirse reconocidos desde su propia identidad cultural.
Vivimos en un mundo de incertidumbre que privilegia la búsqueda de seguridad, que a
menudo se expresa como negación del otro y desconfianza mutua. La ciudad educadora, consciente de ello, no busca soluciones unilaterales simples; acepta la contradicción y propone procesos de conocimiento, diálogo y participación como el camino idóneo para convivir en y con la incertidumbre.
Se afirma pues, el derecho a la ciudad educadora, que debe entenderse como una extensión efectiva del derecho fundamental a la educación. Debe producirse una verdadera fusión, en la etapa educativa formal y en la vida adulta, de los recursos y la potencia formativa de la ciudad con el desarrollo ordinario del sistema educativo, laboral y social.
El derecho a la ciudad educadora debe ser una garantía relevante de los principios de
igualdad entre todas las personas, de justicia social y de equilibrio territorial.
Ello acentúa la responsabilidad de los gobiernos locales  y regionales en el sentido de desarrollar todas las potencialidades educativas que alberga la ciudad, incorporando a su
proyecto político los principios de la ciudad educadora.
En tal sentido proponemos a los Gobiernos Regionales  y/o Municipales este Proyecto de Ciudades Educadoras, que funciona en mas 400 paises del mundo y les permitira adherirse a la Asociacion Internacional de ciudades educadoras, beneficiandose con apoyo y cooperacion internacional para el desarrollo de nuestros pueblos.
Te invito a ver este video de sensibilizacion e importancia que nos hara reflexionar para  implementar en nuestras ciudades este proyecto del futuro. Haz click en el siguiente enlace:

http://youtu.be/WSjxSx8_VxI

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario